Mayoría de mercantiles sin impuesto a las ganancias

2013-08-28 00:00:00
Con la modificación de deducciones y forma de cómputo del mínimo no imponible anunciado ayer, 1,4 millones de trabajadores dejarán de pagar el tributo a partir de septiembre. Los trabajadores que ganen menos de 15mil pesos quedarán exentos del gravamen.

 

El Gobierno anunció cambios en materia fiscal que reducen significativamente la porción de asalariados afectados por el Impuesto a las Ganancias y bajan el impacto del tributo sobre un grupo de trabajadores muy bien pagos. Además, envió al Congreso un proyecto de ley para incorporar nuevas imposiciones a la compraventa de títulos y acciones que no cotizan en la Bolsa y a la distribución de utilidades. La idea de la baja del peso de Ganancias junto a nuevas formas de presión impositiva es que los privados compensen parte del esfuerzo fiscal que asume el Estado. Lo informó la Presidenta, Cristina Fernández, al comienzo del prolongado encuentro que mantuvo con empresarios, sindicalistas y su equipo económico en la Casa Rosada. “Trabajamos duramente y encontramos la vuelta para que queden excluidas la mayoría de las personas que trabajan en relación de dependencia, y que el gravamen caiga sobre los que más ingresos tienen”, indicó la mandataria. Además, se incrementó el tope para recibir las asignaciones familiares.

La modificación impositiva que más relevancia tiene por la cantidad de personas a las que beneficia es la exención del Impuesto a las Ganancias para todos los trabajadores que hayan percibido como salario bruto hasta 15 mil pesos en promedio entre enero y agosto. Este cambio opera a partir de las remuneraciones que se cobran en septiembre, aunque fueran correspondientes a la labor realizada en agosto.

El corte del impuesto sube entonces desde 8360 pesos para el trabajador soltero y 11.563 pesos para el casado hasta 15 mil pesos. El nuevo piso es para todos igual, sin importar el estado civil del trabajador, la cantidad de hijos que tiene o cualquier otra deducción posible.

El mecanismo a partir del cual se estableció la exención es el siguiente: existen tres rubros de deducciones al Impuesto a las Ganancias, la deducción por ganancias no imponibles (a), por cargas de familia (b) y deducciones especiales (c). El trabajador que hasta ahora pagaba Ganancias y cobra entre el mínimo no imponible (de 8360 para solteros y 11.563 para casados con dos hijos) y 15 mil pesos brutos, ahora verá incrementada la deducción especial por el monto que sea necesario según su situación familiar, conyugal y patrimonial, de modo que deje de pagar el impuesto. Es decir que no se aumentan todas las deducciones como sucede en los tradicionales anuncios de aumento del mínimo no imponible, sino que sólo suben las deducciones especiales en el monto que fuera necesario para establecer el piso de 15 mil pesos para cualquier trabajador.

Con esta medida, 1.298.383 empleados y 98.985 jubilados dejarán de pagar Ganancias, un total de 1.497.368 personas. Eso implica que el universo de trabajadores que no están alcanzados por el impuesto se incrementó a un 89,8 por ciento (8.382.390 personas), porcentaje que se eleva al 99,3 por ciento de los jubilados (5.975.623 personas). El cambio en el impuesto exige un esfuerzo fiscal de 2581 millones de pesos hasta diciembre.

Por otro lado, para los salarios en bruto de 15.001 a 25 mil pesos, el Gobierno aumentó las deducciones del Impuesto a las Ganancias en un 20 por ciento, lo que reduce el monto que esos trabajadores deben pagar por el tributo. Por ejemplo, un soltero que recibe un salario de 18 mil pesos pasará de pagar 2027 pesos a 1577 pesos, un beneficio de 450 pesos, y un casado con dos hijos reduce su pago de 1216 a 708 pesos, una diferencia de 508 pesos. En tanto, un salario de soltero de 25 mil pesos deja de pagar 512 pesos, y un casado con dos hijos, deja de abonar 708 pesos.

La reducción en el monto que el trabajador soltero debía pagar por Ganancias está entre un 26 y un 12 por ciento, mientras que para el casado con dos hijos la merma va del 60 al 21 por ciento. Se trata de mejoras para trabajadores que en general tienen una situación económica holgada. Los cambios para diez niveles salariales están en el cuadro que acompaña a esta nota. El mecanismo adoptado es la suba del 20 por ciento en los tres tipos de deducciones descriptas más arriba.

La suba del mínimo no imponible para los salarios entre 15.001 y 25 mil pesos beneficia a 699.016 empleados, el 70,2 por ciento del nuevo universo de trabajadores que pagan Ganancias, y a 33.033 jubilados, el 83,3 por ciento de los jubilados afectados por el impuesto luego de la exención hasta los 15 mil pesos. El incremento del mínimo implica para el Estado dejar de percibir 1317 millones de pesos hasta fin de año.

Como no se modificaron los tramos ni las alícuotas del impuesto, surge una situación paradójica para los salarios apenas por encima de los 15 mil pesos. Un soltero con una remuneración de 16 mil pesos ahora pasará a pagar 1092 pesos de impuesto, lo que reduce su salario hasta los 14.908, por debajo del trabajador que cobra 15 mil pesos y no paga Ganancias por el nuevo piso establecido. De todas maneras, el trabajador que gana 16 mil pesos redujo su pago del impuesto de 1486 a 1092 pesos.

Entre el nuevo piso general de 15 mil pesos y la suba de las deducciones para el tramo 15.001 a 25 mil pesos suman un esfuerzo fiscal de 3898 millones de pesos. Para la región patagónica, que incluye las provincias de La Pampa, Neuquén, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y la ciudad de Carmen de Patagones (Buenos Aires), la suba de las deducciones del Impuesto a las Ganancias es del 30 por ciento para toda la escala, sin el límite de los 25 mil pesos. Eso permite que 115.947 de los 226.214 empleados y jubilados que pagaban Ganancias dejen de hacerlo. Implica para la AFIP dejar de recaudar 217 millones de pesos. Junto a los anteriores beneficios, supone un costo fiscal total de 4115 millones de pesos hasta fin de año. Eso representa, para ese período, cerca del 20 por ciento del total de la recaudación del Impuesto a las Ganancias que afecta al salario.

Si a los cambios en Ganancias se les suma los 380 millones que exige el incremento del tope para las asignaciones familiares, se llega al total de 4495 millones. Todas estas medidas entran en vigencia el 1º de septiembre a partir de un decreto que entre hoy y mañana saldrá publicado en el Boletín Oficial.

Fuente: Página 12

Compartir este Artículo: